SALA 5

El inicio de la migraciones siempre es igual, los que vienen de afuera siempre llaman la atención de los nacionales de un país. Pero los ecuatorianos hemos jugado de locales y de visitantes. En esta sala juntamos el inicio de la migración ecuatoriana en España y el inicio de la migración venezolana en Ecuador. Encontramos en ambas la misma vulnerabilidad, la misma búsqueda de espacios públicos, el mismo desarraigo, la misma extrañeza de las personas locales. Las imágenes de la migración ecuatoriana pertenecen a los cineastas Lisandra Rivera y Manolo Sarmiento y las fotos de las carpas donde se refugiaron los venezolanos en Quito fueron hechas por Edu León. También encontrarán en esta parte el espacio que dejó un adolescente ecuatoriano que intentó llegar a Estados Unidos en el tren de aterrizaje de un avión. Su habitación también tenía paredes de plástico, como las carpas que levantaron los venezolanos en Quito, la misma vulnerabilidad, si lo pensamos un poco. La invitación es a reflexionar sobre la llegada de extranjeros a un país, entender que necesitarán tiempo para encajar, tiempo para entender el país que los acoge, tiempo para desarrollar su proyecto de vida, y todos y cada uno de nosotros podemos hacer algo para acelerar su integración.

© Migrar es tocar tierra